Palabras
Buscar en

Fecha de publicación Fecha de publicación

Fecha de publicación

Especificar rango:

Fecha de publicación Desde

Fecha de publicación Hasta

Fecha de publicación

Fecha de publicación

Mes anteriorMes siguienteAño anteriorAño siguiente
Actualidad del día, sábado, 10 de febrero de 2018lo últimohoyver semanaver mes

volver

imprimir

enviar

relacionar

compartir

aumentar tamaño texto

disminuir tamaño texto

Compartir en twitter

Compartir en facebook

Compartir en google

Compartir en meneame

10

feb

2018

Jesús Julio Carnero asegura en Barcelona que “lamentablemente en nuestra sociedad de hoy sigue habiendo muchas ‘Águedas’ que pagan con su vida la defensa de su honor y de su integridad”.

•El presidente de la Diputación de Valladolid recuerda en su pregón de Águedas del Centro Castellano y Leonés de Cataluña a las mujeres asesinadas “por auténticos depredadores a los que la sociedad debe apartar para su propia protección”.
•Jesús Julio Carnero pone en valor el trabajo de los miembros del Centro Castellano y Leonés de Cataluña “que habéis sido capaces de maridar las costumbres y tradiciones de ambos lugares de España, uniendo, en vuestros corazones y en vuestras vidas, el Duero y el Mediterráneo, siendo vuestros hijos sangre y agua de río y mar. Todo un ejemplo por contraposición con aquellos que se empeñan en dividir, en romper, en separar”.

(BARCELONA, 10 DE FEBRERO DE 2018).- El presidente de la Diputación de Valladolid, Jesús Julio Carnero, ha pronunciado esta tarde el Pregón de la Fiesta de las Águedas del Centro Castellano y Leonés de Barcelona, invitado por el presidente del mismo, Juan María Santiago Valea.

En su intervención, y tras agradecer la elección como pregonero, Jesús Julio Carnero ha destacado la importancia que la celebración de la fiesta de las Águedas tiene para el Centro. “Lo es porque la fiesta os vuelve a reunir. Y estar juntas, unidas, compartiendo lo que une a sorianas y abulenses, a leonesas y vallisoletanas, a burgalesas y salmantinas, a segovianas, zamoranas y palentinas, por encima de las diferencias que nos enriquecen a todos, es un síntoma de amor a nuestra tierra, eso es evidente. Pero también es un ejemplo en un momento en el que algunos se empeñan en convertir nuestras respectivas identidades locales en una barrera frente a los demás”.

El presidente de la Diputación de Valladolid ha incidido en que “la fiesta es importante pero lo es mucho más el arraigo a vuestros lugares de origen, a los que no queréis renunciar, como tampoco queréis renunciar a vuestro cariño y agradecimiento a Cataluña, a esta otra región de nuestra amada España, que hoy es vuestro hogar y que os acogió cuando tuvisteis que abordar el difícil trago de tener que dejar vuestra casa para emprender aquí un nuevo e incierto futuro”.

En este sentido, ha insistido en que “Sois un ejemplo de convivencia, de unión, de mestizaje cultural. Y lo sois porque habéis sido capaces de maridar las costumbres y tradiciones de ambos lugares de España, uniendo, en vuestros corazones y en vuestras vidas, el Duero y el Mediterráneo, siendo vuestros hijos sangre y agua de río y mar. Lo demostráis en vuestro día a día, con el trabajo e implicación en las diferentes actividades de este Centro Castellano y Leonés, pero también con vuestra participación en las diferentes tradiciones de esta ciudad y este barrio que os acogen”.

DEFENSA DE LA IGUALDAD REAL

Tras señalar la importancia de recordar nuestras tradiciones, porque “recordar significa dejar que el presente sea enriquecido por el pasado, por sus insinuaciones, sus sugerencias, sus preguntas, sus retos. Es renacer en un nuevo futuro que evoluciona, que va más allá de una repetición perpetua. Porque la tradición, como toda obra humana, sólo se consolida si es capaz de evolucionar con el tiempo, de adaptarse a las nuevas realidades sociales. De lo contrario, muere”, ha señalado que “eso es lo que ha sucedido en las últimas décadas con la fiesta de las Águedas. Que ha sabido adaptarse, actualizarse, manteniendo el eje fundamental de poner de relieve la importancia del papel de la mujer en nuestra sociedad”.

Jesús Julio Carnero ha reclamado en su pregón que “hoy es una de esas fechas que nos sirven para recordar la importancia del papel de todas vosotras en nuestra sociedad y muy especialmente el papel de la mujer rural en nuestros pueblos. Pero también para seguir demandando una igualdad real entre mujeres y hombres. Y para recordar una vez más que la igualdad se construye conjuntamente, con el punto de vista y las necesidades de ambos, de mujeres y de hombres, con el mismo ejercicio de los derechos y con la misma asunción de obligaciones. Una igualdad real que abarque todos los ámbitos de nuestra vida”.

Tras señalar que “ya no es excepcional ver a una mujer ocupando un puesto de máxima responsabilidad o brillando en las cotas más altas del mundo de la empresa, de la cultura, del arte, de la investigación o del deporte”, ha insistido en que “aún nos queda mucho camino por recorrer y sigue habiendo, en muchos casos, un techo de cristal que hace que la igualdad sea más jurídica que real”.

LAS NUEVAS ÁGUEDAS

Jesús Julio Carnero, tras recordar brevemente la figura de Santa Águeda y su martirio en el siglo III, ha denunciado que “lamentablemente, vemos que aún hoy, en nuestra avanzada sociedad del siglo XXI sigue habiendo muchas ‘Águedas’. Porque ¿qué fue, en el fondo, Diana Quer? ¿Qué han sido Marta del Castillo o Mari Luz Cortés, o las vallisoletanas Olga Sangrador o Leticia Lebrato? Jóvenes martirizadas por auténticos depredadores a los que la sociedad debe apartar para su propia protección. Un clamor de toda la sociedad a la que, esperemos, escuchen aquellos partidos políticos que pretenden modificar el actual marco legal de nuestro país queriendo eliminar la prisión permanente revisable en busca de una pretendida reinserción social que los expertos aseguran imposible en casi todos los casos”.

El presidente de la Diputación de Valladolid ha insistido, además, en que “¿acaso no son ‘Águedas’ las decenas de mujeres que, cada año, pierden la vida víctimas de la violencia de género? O las que salvan la vida pero padecen un auténtico infierno, acrecentado por el dolor de ver el entorno en el que crecen sus hijos. La violencia de género es, sin duda, de la manifestación más grave de la desigualdad”.

Por último, ha llamado a las participantes a disfrutar de un día de fiesta en honor a Santa Águeda que “canaliza vuestra alegría y vuestro orgullo de ser mujeres por el mero hecho de serlo. Y eso es lo que le otorga un valor y un sentido atemporal. Fiesta que representa la sencillez de lo auténtico y la pertenencia a un lugar, a nuestra querida Castilla y León, a su historia y a su identidad, múltiple y variada. Fiesta, en definitiva, de siempre y para siempre. Fiesta para disfrutar, para reír, para estar juntas. Fiesta con el único objetivo de disfrutar de la fiesta. De olvidar la rutina del día a día y compartir sentimientos y emociones con las amigas, con las vecinas, con las paisanas. Y en esta fiesta también queremos estar los hombres, porque avanzar hacia la meta de la igualdad real es un camino que debemos recorrer juntos mujeres y hombres”.

 

Palacio de Pimentel C/ Angustias, 44 - 47003 Valladolid - España  -  Tel: +34 983 427 100  -  Fax: + 34 983 267 919